VERSOS (La Situación con Max)

¿Qué fue de aquella promesa?

¿qué fue de aquel diamante en bruto?

¿qué fue de aquel nuevo Senna,

poseedor de calidad extrema?

¿era en realidad sólo humo?

 

Hablo del holandés errante,

Max Verstappen hijo de Jos,

un futuro rutilante,

para muchos, casi un dios,

fue un novato brillante,

y un excelente estandarte,

de una gran generación.

 

Sin embargo, el tío ha empezado,

a lomos de su mejor montura,

recordando a Maldonado,

ya saben, ese venezolano,

que en nuestro recuerdo aún perdura,

por ser piloto inconsciente,

y por mostrar tal chaladura,

que asustaba tanto a la gente,

que no lo querían ver ni en pintura.

 

Negro horizonte te auguro,

holandés de Países Bajos,

si lo que buscas son atajos,

ganándote fama de duro,

pilotando sin control,

para labrarte un futuro,

que no es nada prometedor,

y hará de ti un perdedor,

otro que quiso y no pudo.

 

Arrestos ya has demostrado,

calidad tienes de sobra,

hijo mío, ve con cuidado,

que tienes a todo el paddock,

viviendo en brutal zozobra,

y no te pases con Ricciardo,

que es tu compañero, ¡chorra!

 

Tú haz lo que quieras, palomo,

pero si consigues calmarte,

y correr con más aplomo,

los éxitos han de llegarte,

y estoy por asegurarte,

qué menos tarde que pronto.

 

Así que, querido Max,

que sé que nos sintonizas,

permíteme un consejo más,

pues creo que lo necesitas,

y si quieres apuntar,

hazlo por si te olvidas,

o descárgate el podcast,

que como ya bien sabrás,

esto es gloria bendita.

 

Primero para relajarte,

empieza a practicar Yoga,

luego echas a tu padre,

si hace falta con dos yoyas,

visita museos de arte,

catedrales, sinagogas,

reza para encontrarte,

para ser mejor persona,

halla la paz que te falta,

visitando al Dalai Lama,

o incluso al Papa de Roma,

cuéntales lo que te pasa,

y verás que de esta forma,

tendrás el sosiego y la calma,

y mil enseñanzas sabias,

para no hacer esas cosas,

que te alejan de victorias,

y que son tan peligrosas.

 

Más si todo esto funciona,

(y no te lo tomes a broma),

yo quiero un tanto por ciento,

de aquello que vienen siendo,

todos tus emolumentos,

me das lo que corresponda,

y yo me voy tan contento,

la cosa sale redonda,

y si te he visto no me acuerdo.

 

Y ahora ya me despido,

y también os doy las gracias,

soñad con los angelitos,

y ya nos leemos mañana.

Y tú, Max, querido amigo,

cierra ya el ojo y descansa,

que ya sabes que te cuido,

aunque sea desde mi casa.

 

Os mando un dulce besito,

y a dormir o lo que os plazca.

Garci

Garci

@garcijarvar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest