VERSOS (La Gallina se nos muere)

Tras las últimas carreras,

y sin pecar de agorero,

no hay que ser lumbreras,

ni ser vidente certero,

para ver que se avecina,

un futuro más que incierto,

para la que es la gallina,

que de oro son sus huevos.

 

Ávidos de avaricia,

y exprimiendo al animal,

hemos llegado a un punto,

en el que casi todo está mal,

y entre tanto listo junto,

no han sabido vislumbrar,

que si hemos de ir de luto,

al gallináceo funeral,

aquí nadie vuelve a ver un duro,

al pijo la Fórmula 1,

y después todos a llorar.

 

Nosotros queremos saber,

la verdad de lo ocurrido,

cómo se perdió interés,

qué mal nos ha poseído,

por qué preferimos tal vez,

una tarde de domingo,

salir por ahí a comer,

o incluso poner Telecinco,

pues esto siempre es lo mismo,

un GP sí y otro también,

con el puto trenecito,

guión que parece ya escrito,

por no se sabe bien quién,

quizá algún bufón maldito,

quizá un silencioso enemigo,

quizá Bernie aunque no esté.

 

Aerodinámica exagerada,

neumáticos que son de piedra,

nadie ataca ni hace nada,

y otra carrera a la mierda.

 

Imposibles los rebufos,

adelantamientos mentirosos,

limitaciones cuyo fruto,

dan como resultado odioso,

un engaño puro y duro,

la vergüenza de un coloso,

que sólo mira al futuro,

con gafas de alcance corto,

y que no ven la agonía,

en el cacareo de la gallina,

cuyos huevos son de oro.

 

Hagan lo que quieran, señores,

equipos, Liberty y FIA,

hay más competiciones,

para ampliar nuestras miras,

nosotros tenemos opciones,

ustedes, ¿cómo cuadrarán cifras?

y aunque por muchas razones,

queramos que se solucione,

y se apliquen las medidas,

que no son más de 3 ó 4,

y no hace falta ser un druida,

si no lo hacen porque no quieren,

descuiden que aquí nos tienen,

pero nos tienen en plena huída.

 

Esperando inútilmente,

que todas estas demandas,

sean escuchadas por quiénes,

son aquellos que más mandan,

no olviden nunca y recuerden,

si no saben por dónde andan,

que si el ave se nos muere,

y buena cara no tiene,

son ustedes los que pierden,

mucho más que el que les habla.

 

Así que humildemente les ruego,

que reflexionen y piensen,

pongan sus cartas en juego,

se sienten y consideren,

que este circo es también nuestro,

y sin afición no se sostiene.

 

Sin nada más que añadir,

se despide atentamente,

este vulgar juglar,

este soñador demente,

que poco va a solucionar,

así que vámonos a acostar,

me despido y hasta siempre.

 

Garci

Garci

@garcijarvar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest